Sin aumento de COLA, el Congreso debería aprobar ‘Medicare Fix’

En inglés AARP envió la siguiente carta al Congreso el 14 de octubre.

iStock_000001945519_Large
Congreso de EE.UU.

AARP se muestra preocupada ya que por tercera vez en 40 años, no habrá un ajuste por costo de vida para los beneficios del Seguro Social en el 2016. Para empeorar la situación, debido a eso, el 30% de los beneficiarios de Medicare enfrentarán un aumento drástico en su prima mensual de Medicare Parte B y todos los beneficiarios de Medicare tendrán un aumento en el deducible de la Parte B.

Fotos: 10 servicios médicos que Medicare no cubre

El Congreso debería proteger a los 16.5 millones de beneficiarios de Medicare —entre ellos los nuevos participantes, quienes no reciben beneficios del Seguro Social y los beneficiarios que además resultan elegibles para Medicaid— de los efectos perjudiciales de un aumento drástico en las primas, al no hacerse un ajuste por costo de vida para el Seguro Social. Además, debería proteger a todos los beneficiarios de Medicare de un gran aumento en su deducible.

El Consejo de Administración del Seguro Social anunció el 15 de octubre que no se realizará un ajuste por costo de vida para el Seguro Social en el 2016, debido a los inusualmente bajos precios de la energía. Sin embargo, el impacto que los precios energéticos sumamente bajos tienen sobre los beneficiarios del Seguro Social puede haberse sobreestimado en la fórmula actual del costo de vida y, como consecuencia, la necesidad de un ajuste por costo de vida puede haberse subestimado en el anuncio de esta semana.

El ajuste por costo de vida para los beneficios del Seguro Social se calcula en función del índice de precios al consumidor para trabajadores en áreas urbanas y oficinistas (CPI-W), el cual no representa con exactitud los hábitos de compra de las personas mayores. El CPI-W refleja los patrones de compra de los trabajadores, muchos de ellos más jóvenes y sanos que la mayoría de los beneficiarios del Seguro Social. Los beneficiarios del Seguro Social gastan más de su presupuesto mensual en el cuidado de la salud, la comida y la vivienda que los trabajadores más jóvenes, y estas tres categorías han mostrado aumentos de precio significativos durante el último año. Por consiguiente, el CPI-W subestima la experiencia con la inflación de los beneficiarios del Seguro Social y la cantidad que de hecho deberían aumentar sus beneficios para mantener su poder adquisitivo.

Suscríbete a nuestro boletín.

El ajuste por costo de vida del Seguro Social sería todavía más inexacto y los beneficios serían aún menos adecuados si se hubieran aprobado las propuestas recientes para adoptar un índice encadenado de precios al consumidor (Chained CPI). AARP se ha opuesto a todos los intentos de implementar un índice encadenado de precios al consumidor y lo seguirá haciendo, debido a que este índice subestimaría todavía más la inflación que enfrentan los beneficiarios del Seguro Social y perjudicaría aún más su nivel de vida, al recortar aproximadamente $127 mil millones ($127 billion) en los beneficios del Seguro Social de los jubilados actuales y quienes están a punto de jubilarse, solo durante los próximos diez años.

El anuncio sobre el ajuste por costo de vida no solo deja de reflejar los gastos reales del cuidado de la salud y otros gastos de los beneficiarios del Seguro Social, sino que contribuirá a un gran aumento en los costos de la atención de salud de millones de participantes de Medicare.

De acuerdo con la ley, los beneficiarios del Seguro Social cuya prima de Medicare se deduce automáticamente de sus beneficios del Seguro Social tienen protección contra los aumentos en las primas de Medicare si no hay un ajuste por costo de vida. Mientras que esto es una gran ayuda para el 70% de los beneficiarios de Medicare que están protegidos de esta manera de una disminución en sus beneficios mensuales del Seguro Social, da como resultado un aumento desproporcionado en las primas para el 30% de los beneficiarios de Medicare que están obligados por la ley a pagar los aumentos que no se les cobren a los beneficiarios del Seguro Social. La prima mensual de los beneficiarios que cuentan con la protección seguirá siendo $104.90, mientras que los beneficiarios de Medicare sin esta protección enfrentarán un aumento del 52% que llevará la prima a $159.30 al mes. Además, el deducible de la Parte B también aumentará un 52%, de $147 a $223, para todos los beneficiarios de Medicare.

Ahorra en tus compras con los descuentos de AARP

Si el ajuste por costo de vida se basara en una medida que reflejara con mayor exactitud los gastos de manutención de las personas mayores, se habría realizado dicho ajuste para el 2016. Como resultado, las primas serían $120.70 y el deducible sería aproximadamente $169. Estos aumentos seguirían siendo significativos, pero serían mucho más manejables para los adultos mayores.

AARP exhorta al Congreso a reducir y mitigar el impacto de los aumentos repentinos y significativos de las primas y el deducible de la Parte B lo más pronto posible.  Lo ideal sería que todos los beneficiarios de Medicare estuvieran protegidos al no haber un ajuste por costo de vida en los beneficios del Seguro Social.

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

Search AARP Blogs