Las bibliotecas públicas cumplen un papel importante para los latinos, pero hay un problema…

Cuando se trata de bibliotecas públicas, los inmigrantes de origen hispano plantean tanto un reto como una oportunidad a la comunidad. Por un lado, es menos probable que este grupo —a diferencia del resto de estadounidenses— haya visitado alguna vez una biblioteca pública de EE.UU. y mucho menos probable aún que digan que lo ven como algo "muy fácil" de hacer.

Al mismo tiempo, los inmigrantes de origen hispano que van a las bibliotecas públicas se destacan por ser los más agradecidos con lo que ofrecen las bibliotecas: libros  para buscar recursos y el hecho de que estos recintos tienden a ofrecer un espacio tranquilo y seguro. Y son más propensos que otros grupos a decir que el cierre de la biblioteca de la comunidad tendría un gran impacto en su familia.

Las anteriores son algunas de las conclusiones de una encuesta realizada por el Pew Research Center sobre los servicios de las bibliotecas en 2013.

Siete de cada diez (o 72%) de los latinos mayores de 16 años edad dicen que han visitado una biblioteca pública o móvil personalmente en uno u otro momento de su vida, según la encuesta, una participación inferior a la de los blancos (83%) y los negros (80%).

Public Library

Sin embargo, entre los hispanos, hay una diferencia notable. Del total de latinos nacidos en EE.UU., el 83% dice que han visitado una biblioteca pública en algún momento de sus vidas (un porcentaje similar al de los blancos y negros), mientras que entre los latinos inmigrantes, la cifra cae al 60%.

Hay más de 17.000 bibliotecas públicas y ambulantes en todo el país, que en conjunto atienden el 96% de la población estadounidense. En el año fiscal 2010, las bibliotecas circularon unos 2.500 millones de materiales, que incluyen libros, DVDs y libros electrónicos. Pero las bibliotecas públicas han visto un cambio de papel, ya que también se convierten en centros comunitarios y tecnológicos ofreciendo una gama de servicios para los usuarios.

La encuesta del Pew Research encontró que entre los usuarios, es decir, aquellos que han utilizado alguna vez una biblioteca pública, los hispanos son menos propensos que los blancos o los negros a saber sobre los servicios que ofrece su biblioteca local. Seis de cada diez (62%) usuarios hispanos dicen que saben de al menos alguno de los servicios ofrecidos en dichos recintos locales. En comparación, el 71% de los blancos y el 74% de los usuarios negros dicen lo mismo acerca de sus bibliotecas públicas.

Sin embargo, los latinos que alguna vez han utilizado una biblioteca o que tienen miembros de la familia que lo han hecho son más propensos que los blancos a decir que los servicios que las bibliotecas ofrecen más allá del préstamo de libros son importantes. Esto es especialmente cierto entre los latinos inmigrantes, que son hasta tres veces más propensos que los blancos a decir esto.

Por ejemplo, entre los usuarios de la biblioteca, el 85% de los latinos inmigrantes dicen que brindar tranquilidad y seguridad para pasar el tiempo, leer o estudiar es un servicio "muy importante" que ofrecen las bibliotecas públicas para ellos y sus familias. Por el contrario, el 60% de los latinos nacidos en Estados Unidos, el 71% de los negros y el 43% de los blancos dicen lo mismo.

La brecha entre los inmigrantes latinos y los blancos es más grande en servicios tales como ayuda para encontrar y aplicar para un trabajo y ayuda a la aplicación de los programas de gobierno, permisos o licencias. Dos tercios (68%) de los latinos inmigrantes dicen que cada uno de estos servicios de la biblioteca es muy importante para ellos y sus familias. Entre los blancos, sólo el 20% dice lo mismo de cada servicio.

Tal vez por la importancia que le dan a los servicios bibliotecarios, los usuarios latinos en general son más propensos que los blancos o los negros a decir que los cierres de las bibliotecas tendrían un gran impacto en ellos y sus familias. Entre aquellos de 16 años en adelante, el 40% de los latinos dice esto, en comparación con el 26% de los blancos y el 32% de los negros.

La encuesta del Pew destaca otro aspecto importante y es que ocho de cada diez hispanos (80%) está ”de acuerdo" en que las bibliotecas son importantes porque promueven la alfabetización y el amor por la lectura, una proporción similar a la de los negros (83%), y algo más alta que la de los blancos (76%), que dicen lo mismo. Los tres grupos también están muy de acuerdo en que las bibliotecas públicas juegan un papel importante en dar a todos la oportunidad de tener éxito, ya que proporcionan acceso gratuito a los materiales y recursos, aunque una vez más la proporción es algo mayor entre los hispanos (75%) y los negros (77%) que entre los blancos (70%).

Y, finalmente, el 71% de los hispanos, el 69% de los blancos y el 73% de los negros están muy de acuerdo en que las bibliotecas públicas mejoran la calidad de vida en una comunidad.

Foto: Maica/Istockphoto

También de interés

 

Página de inicio de AARP

Search AARP Blogs