Inicio AARP » AARP Blog » En Español » Los jabones antibacterianos: ¿Ahora sí funcionan?

Los jabones antibacterianos: ¿Ahora sí funcionan?

Publicada el 22/04/2014 por |Autor de AARP Blog Comments

En Español Print Print

14_246920-A_Crim_Food-Safety-Report-Update_508Las opiniones de los expertos en materia de higiene y salud pública siguen encontradas en cuanto a la efectividad del uso de jabones antibacterianos para garantizar la salubridad general y prevenir la transmisión de virus, gérmenes y bacterias, sobre todo en la cocina durante la preparación de alimentos.

Mira también: Jabones antibacterianos, ¿son necesarios?

Si bien a finales del año pasado la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) informó que no existía evidencia contundente para asegurar que jabones con agentes antibacterianos como el triclosan eran efectivos —y que más bien podían tener efectos nocivos sobre los niveles hormonales de animales de laboratorio en los que fueron probados— ahora ha salido a la luz pública un estudio que revela que estos productos antibacterianos sí pueden reducir la transmisión de bacterias en la preparación de alimentos.

Los resultados de la investigación encabezada por el Dr. Donald Schaffner del Departamento de Ciencias Alimentarias de Rutgers University, indican que cuando se compara la transmisión de la bacteria de la shigella sobre melones manipulados por personas que se lavaron las manos con los jabones antibacterianos, éstos resultaron con una menor concentración de la bacteria que aquella fruta que fue manejada por personas que no utilizaron los jabones. Los productos de jabón estudiados que contenían triclosan, gluconato de clorhexidina y alcohol etílico fueron los más efectivos, logrando una reducción de patógenos de 10 veces menos en la población en comparación con la fruta contaminada.

“Más allá de nuestro hallazgo sobre la efectividad de los antimicrobios, me sorprendió la forma similar en la que especies de bacterias muy diferentes se comportaban en respuestas al jabón antibacterial”, indicó el Dr. Schaffner. “En otras palabras, encontramos que el jabón antibacteriano hizo su trabajo sobre una variedad de bacterias, incluyendo en E. coli y los estafilococos”.

Estos hallazgos son muy significativos porque los esfuerzos a nivel de salud pública y la industria alimentaria para reducir o erradicar la incidencia de enfermedades transmitidas por los alimentos (en inglés)—algunas de las cuales pueden provocar la muerte— no ha visto mucho avance en años recientes. La falta de higiene, la contaminación cruzada y el mal manejo en el procesamiento de la oferta alimentaria continúa siendo un problema serio en Estados Unidos.

El último informe (en inglés) al respecto publicado este mes por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) no fue muy positivo que digamos. Al comparar casos de personas afectadas por enfermedades de origen alimentario en el 2013 con los números de casos entre los años 2006-2008 y 2010-2012, la transmisión de enfermedades como la salmonella, la listeria y el E.coli continuaba igual, mientras que la propagación de patógenos como el campylobacter y el vibrio había de hecho aumentado significativamente.

Así que a tomar medidas de higiene (en inglés) se ha dicho. Lavarse las manos frecuentemente es un excelente comienzo. Lee otros consejos aquí.

Foto cortesía del CDC

También te puede interesar:

Página de inicio de AARP