A mover el esqueleto en el agua

Group of women doing water aerobics.

Hace cinco años, entré a internet en busca de una alternativa de ejercicio que me representara un beneficio físico y también me ayudara a bajar la tensión. Tengo un disco herniado y el trapecio lastimado por lo que se me dificulta realizar ejercicios de alto impacto. Mi búsqueda me llevó a un centro acuático donde encontré lo que desde entonces se ha convertido en una terapia física y emocional. Desde pequeña siempre he sido un pez, me encanta el agua. En el centro acuático he visto cómo gente adulta y mayores le pierden el pavor al agua, han aprendido a nadar y a beneficiarse de este ejercicio que favorece todas las partes del cuerpo. Practico acuaeróbicos y también nado en sesiones.

Fotos: Conoce los beneficios del ejercicio de alto impacto

"El cuerpo humano es agua, sin ella no podemos vivir. Desde nuestros comienzos, en la barriga de nuestra madre, vivimos en ella. Qué mejor que usar el agua para ejercitarnos, recuperar nuestra salud física y mental", expresa Elsa Sánchez, mi instructora de acuaeróbicos en el centro acuático y buceo Scuba Dogs, en San Juan, Puerto Rico.

Los beneficios de hacer ejercicio en el agua son inmediatos. Al utilizar pesas de foam —en el agua— creamos mayor resistencia, por ejemplo, para fortalecer los brazos. En los acuaeróbicos se hacen repeticiones de patadas y movimientos dirigidos a la salud cardiovascular. En mi clase de acuaeróbicos participan personas de entre 30 a 70 años. Todo el mundo va a su ritmo y cada uno es su propia competencia.

Suscríbete a nuestro boletín

"Los ejercicios en agua trabajan cada uno de los músculos del cuerpo sin lastimar. Son recomendados para tonificar y tratar lesiones sin el impacto que recibes en el aire. Puedes sentirte mucho más relajado haciendo ejercicios acuáticos versus aéreos y/o terrestres y a la larga obtener los mismos beneficios. Son recomendados para personas con sobrepeso y de edad avanzada por la facilidad con que pueden lograr movilidad, mejorar flexibilidad y desplazamiento. La gama de condiciones que obtienen grandes beneficios del agua no tienen fin. Son excelentes para personas con enfermedades como la esclerosis múltiple, la fibromialgia, lesiones del cordón espinal, lesiones musculares, fracturas y lastimaduras en ligamentos y tendones", detalla Sánchez.

Otra cosa es el efecto terapéutico mental y psicológico. Entrar al agua es relajante y poder compartir con personas que encuentran en ella el mismo gusto es fascinante. La hora de la clase, en la que hacemos los acuaeróbicos con música de fondo, se va rápido.  Todo el mundo aprovecha para descargar sus preocupaciones, contar anécdotas, hacer consultas, en fin, hacer nuevas amistades.

Para la población de sesenta años o más la natación y los ejercicios en el agua tienen efectos específicos: el impacto es menor en las coyunturas y articulaciones, aumenta la flexibilidad, tonifica músculos, reduce el riesgo de osteoporosis, fortalece el corazón, y promueve la salud mental.

¡Los invito a mover el esqueleto en el agua!

*Este blog se lo dedico a Alberto, Elsa, Ángela, Sebastián, Ana Martha, Griselle, Norma, Evelyn y mis amigos peces.

También te puede interesar:

 

Página de inicio de AARP

Foto de CEFutcher Via Istock.

Search AARP Blogs