Alimento para la reflexión

Tira cómica de Segunda

Coma esto, no aquello. Porciones del tamaño de su puño... ¿o era del tamaño de un mazo de naipes? ¿Cuántos puntos tiene eso? ¿Y cuántas calorí­as? ¡Por favor! ¿En qué zona estoy comiendo? "Aquí­ tiene, cómase la vaca entera. "Un momento!" "Ni toque la carne..."

¡Basta!

Conseguir un entrenador y hacer ejercicio la semana pasada fueron pasos dolorosos (aunque gratificantes) en la dirección correcta para Segunda y para mí­. (Ayudó que el entrenador fuera un verdadero regalo para los ojos). Si bien ya empezamos a adelgazar y a sentirnos fenomenal, sabemos que todaví­a falta una pieza del rompecabezas: la comida que llevamos a nuestras bocas. Evidentemente, las dietas de moda y el torbellino emocional que me produjeron no son la solución, así­ que fui a ver a un nutricionista.

Tal como lo que hice al buscar un entrenador, opté por una inversión financiera a corto plazo para cumplir un objetivo de salud y financiero a largo plazo. La gente está viviendo más tiempo, la edad de jubilación sigue aumentando y muchos adultos mayores estadounidenses se están embarcando en segundos, terceros o cuartos oficios o profesiones. Vamos a precisar mucha energí­a para llegar adonde necesitamos ir. Y si piensa que centrarse en uno mismo es egoí­sta, vuelva a pensarlo. Esto afecta a toda su familia, especialmente cuando se tiene en cuenta que seis de cada 10 mujeres no saben cómo harán para pagar por sus cuidados de largo plazo. Así­ como expresé la semana pasada, esa es la razón por la que me sumé a la nueva campaña de AARP para empoderar a la mujer, dándole herramientas para hacerse cargo de su futuro: Decidir, crear y compartir.

No puedo decir que lo tenga todo resuelto, pero sé que estar pendiente de los resultados (saludables) a largo plazo, más que del dolor a corto plazo, me mantiene motivada.

¿Qué lo mantiene motivado? Y si se considera un fanático de la salud, ¿qué consejos podrí­a darnos?

-Gaby

Search AARP Blogs