Tu soda favorita podrí­a contener cancerí­genos

Otra vez las sodas o refrescos vuelven a las noticias y de manera negativa. En esta ocasión la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) está investigando el colorante que se usa en algunas sodas, maltas -y hasta alimentos- para darles ese tono caramelo, tan apetitoso a la vista. iStock_000006497638Medium

Dicho colorante artificial contiene un quí­mico cancerí­geno llamado 4-metilimidazol (4-MEI), según un reciente estudio realizado por Consumer Reports. Esta organización basa su aseveración en una investigación realizada en el 2011 por la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer donde se determinó que el 4-MEI era un “posible carcinógeno” para los humanos.

Sin embargo, no existe ninguna ley a nivel federal en Estados Unidos que regule -o prohí­ba- el uso de 4-MEI en los alimentos. El estado de California, hace dos años implementó una que obliga a los fabricantes de productos que contengan más de 29 microgramos de 4-MEI poner una advertencia en las etiquetas.

“Es posible tomar más de 29 microgramos de 4-MEI en una lata de algunas de las bebidas que evaluamos. Y aunque el refresco de tu elección contenga la mitad de esa cantidad, mucha gente toma más de una lata al dí­a”, explica Urvashi Rangan, Ph.D., toxicóloga y Directora Ejecutiva del Centro de Seguridad y Sostenibilidad Alimentaria de Consumer Reports. Por su parte, y aunque van a investigar estos resultados, la FDA asegura que no hay evidencia de que este compuesto sea peligroso.

¡Ojo! No son solo las sodas. El estudio hace referencia en particular a la malta Goya, una bebida que muchos de nosotros disfrutamos, desde los grandes hasta los más pequeños. De hecho esta malta y Pepsi One fueron las bebidas con más alto contenido de 4-MEI que encontró Consumer Reports tras hacer pruebas con estas otras marcas: Sprite, Diet Coke, Coca-Cola, Coke Zero, Dr Pepper, 365 Everyday Value Dr. Snap, Brisk Iced Tea, A&W Root Beer, Pepsi, Diet Pepsi. Sprite por ser una soda incolora no contení­a niveles significativos del quí­mico, concluyó la investigación.

Aunque no hay total claridad sobre el tema, quizás quieras empezar a leer con más detenimiento las etiquetas de las bebidas y alimentos que consumes. Quizás es un buen momento para dejar a un lado las sodas y disfrutar más de los jugos naturales.

¿Piensas hacer algo al respecto? Cuéntanos en el área de comentarios.

Photo: ManuWe/iStock

También te puede interesar

Página de inicio de AARP