Los puertorriqueños y los cubanos fuman más

Tal parece que el consumo del tabaco, esa planta tí­pica de Latinoamérica, podrí­a estar tan arraigado en nuestra cultura hispana como la necesidad de comerse un buen mofongo o un plato de arroz con frijoles.

iStock_000016303231SmallSegún un estudio del Albert Einstein College of Medicine publicado esta semana, son los hombres caribeños quienes llevan la delantera por fumadores, entre la comunidad de hispanos que reside en Estados Unidos, tanto por el número de personas como por la intensidad de su hábito de fumar. Los hombres puertorriqueños y los cubanos constituyen los dos grupos que más han adoptado el hábito y fuman con mayor frecuencia, siendo los cubanos quienes fuman el mayor número de cigarrillos por dí­a. Por otro lado, los mexicanos tienden a fumar pero no a diario, mientras que los dominicanos resultaron ser los menos apegados al hábito del cigarrillo.

Si bien la problemática ha sido estudiada antes, la importancia de este estudio está en que es la primera vez que se segmenta la población hispana en Estados Unidos para analizar si existen diferencias en el hábito de fumar dependiendo del paí­s de origen. También el estudio consideró variantes como el nivel socioeconómico y de educación académica y hasta el grado de asimilación de estos hispanos a la cultura estadounidense.

El estudio concluye, haciendo eco de estudios pasados, que el mayor número de fumadores hispanos tiende a ser hombre, menor de 60 años, con un bajo ingreso y nivel de educación académica. Un 50 porciento de los fumadores hispanos que participaron en esta investigación no posee un seguro médico.

En general, el fumador hispano en Estados Unidos -incluyendo también a las mujeres- comienza a fumar entre los 16 y 17 años de edad. “Sacar los cigarrillos de las farmacias es una de las metas más importantes”, indica el Dr. Robert Kaplan, profesor de epidemiologí­a y salud de la población del Albert Einstein College of Medicine, quien dirigió el estudio. “Uno de los mensajes más confusos que se está enviando a los chicos, es el ver estos productos al lado de otros que utilizamos para estar saludables”.

También influye el cómo la población hispana se identifica y asimila la cultura estadounidense y en gran medida participa de estilos de vida estresantes y está expuesta a los mensajes pro cigarrillos que recibe de los medios de comunicación y la sociedad en general. “Los medios sociales son muy populares entre la población hispana”, dice Kaplan. “Podrí­amos utilizarlos como herramientas para cambiar la percepción de que el fumar es deseable”, añade, haciendo énfasis en que son necesario más orientación sobre las medidas para dejar de fumar.

Grafica fumadores caribeños

También te puede interesar:

Página de inicio de AARP

 

Foto de imagedepotpro via iStock